01 noviembre 2008

¿Reagan o Mondale?

Hace veintitantos años los alumnos de las Escuelas Nieto, de Vigo, entrevistamos para Anduriña -el periódico del colegio- a Santiago Carrillo aprovechando su visita a la ciudad por mor de su apoyo a no sé qué grupo, o grupúsculo, excindido del PCE.

A mi pregunta de a quién preferiría él como presidente de los Estados Unidos, entre los candidatos Ronald Reagan o Walter Mondale, Carrillo respondió lo siguiente: “Entre lo malo y lo peor, me quedo con lo malo, y lo malo es Mondale”.

Pues bien, como Carrillo entonces, yo también prefiero que las elecciones que se celebran el martes después del primer lunes de noviembre las gane el malo y no el peor. Y el malo es Obama.

30 octubre 2008

Marx y Marx


Acabo de remitir un correo electrónico a don Ángel Pérez, ex-diputado, y actualmente portavoz de IU en el Ayuntamiento de Madrid. Esta misma mañana pude oir su intervención en las noticias de la Cadena SER sobre no sé qué cuestión municipal. Pues bien, en el e-mail le pregunto si es consciente de que su cita textual: "Como dijo Marx: estos son mis principios, si no le gustan tengo otros" corresponde, en realidad, a Groucho, y no a Karl.

Don Ángel, ¿de verdad estamos para bromas?


21 octubre 2008

Crisis


Me pregunto qué opinarán los liberales sobre la crisis económica y financiera que nos asuela… Que conste que, tras tantos años de dominio del discurso liberal (Reagan y Thatcher) y neoliberal (neocons), y del repliegue de la izquierda a raíz del derrumbe de la Unión Soviética, yo mismo había eliminado de mi mente, por inercia, posibilidades como "nacionalización de la banca", "regulación de los mercados", "nacionalización del sector energético", etcétera, etcétera...

Creo que, si al final es el Estado el que tiene que sacar de apuros a las empresas que ocupan sectores clave en nuestra sociedad (planes de pensiones, hipotecas, eléctricas, sanidad...) ¿no debería ocuparse de la gestión en algunos casos, o de su regulación, en otros? En definitiva, ¿necesitamos más pruebas sobre la necesidad de la intervención del Estado en la economía?

12 mayo 2008

España se rompe...


...se rompe España. Yo no sé si ya se ha roto, si se está rompiendo ahora, o si se va a romper mañana, pero, a decir verdad, oyendo a los Zaplana, Acebes, Aguirre, San Gil, Rajoy, Fraga, etcétera, al final va a resultar que la línea de fractura comienza en el PP.


¡Lástima!

14 abril 2008

Ministerio de Igualdad

Hoy sale publicado en el Boletín Oficial del Estado el Real Decreto 432/2008, de 12 de abril, por el que se reestructuran los departamentos ministeriales. Esto significa que se crean nuevos departamentos y se suprimen otros, como el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, que cambia de denominación y competencias.

Centraré mi comentario en dos departamentos de nueva creación: un Ministerio de Igualdad (sic), y una especie de Secretaría o Subsecretaría de Estado para el Cambio Climático…

Para el Ministerio de Igualdad vale adaptar mi comentario de marzo de 2007 sobre la Ley de Igualdad para el caso que nos ocupa:

Lo primero que chirría del nuevo ministerio es el nombre: “Ministerio de Igualdad”. En la tradición escolástica, como ha recordado el profesor Gustavo Bueno (Predicables de la identidad. 1999), la “igualdad” se circunscribía a la cantidad, mientras que la “identidad” tendía a ser circunscrita a la sustancia. El nuevo departamento, entre otras competencias, se centrará en la igualdad de mujeres y hombres por lo que excuso decir el terror pánico que me produce pensar siquiera en la posibilidad de que el gobierno socialista pensara en aplicar medidas eugenésicas con el fin de equiparar el número de mujeres y hombres en la población.

Por otro lado, como también ha recordado el profesor Bueno, habría que tener en cuenta, además, que la igualdad, aun definida en una categoría dada (por ejemplo, la igualdad métrica), requeriría la determinación de los parámetros (igualdad en peso, igualdad en temperatura). Porque la igualdad no es propiamente una relación, sino un conjunto de propiedades que pueden ser poseídas por algunas relaciones. Este conjunto de propiedades suele ser interpretado, a veces, como constando de tres, a saber, la simetría, la transitividad y la reflexividad; tal es el caso de las igualdades fuertes (de las congruencias, por ejemplo); pero consta sólo de dos en el caso de las igualdades débiles (simetría y transitividad, pero no reflexividad), como ocurriría con las relaciones de paralelismo geométrico, interpretada como relación simétrica y transitiva, pero no reflexiva.

En cuanto a la creación de una Subsecretaría de Estado para el Cambio Climático, realmente esta medida parece todo un acierto teniendo en cuenta que actualmente nos encontramos en un periodo interglaciar... No sé, dada la importancia de las materias a tratar se podría haber creado también una Subsecretaría sobre Los Movimientos de Placas Tectónicas, o quizá una Subsecretaría para las Òrbitas de los Planetas del Sistema Solar… Todo esto dejaría sin contenidos al nuevo “superministerio” de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino (sic). Propongo la siguiente división de competencias: El Ministerio de “Medio Ambiente” que se dedique a limpiar calles, ríos y montes; y la Subsecretaría para el Cambio Climático puede centrar sus trabajos en aspectos más profundos como son la modificación de los ciclos climáticos, el eje de la Tierra, mareas, y diversos procesos geológicos internos, para los cuales se crearán las oportunas Direcciones Generales…

¡No es esto, no es esto!

11 marzo 2008

El Congreso con un sistema proporcional

Próximamente daré mis impresiones sobre los resultados de las elecciones generales del 9-M. Una cosa es cierta: ZP será presidente. También sabemos que el PP ha ganado votos y escaños en relación a la última convocatoria –pero seguirá en la oposición-, y que Izquierda Unida se ha convertido en una fuerza residual en el Congreso de los Diputados. Aquello de “Grupo parlamentario federal de Izquierda Unida-Iniciativa Per Catalunya” queda ya para la nostalgia.

Ahora bien, dejando claro que los resultados son los resultados, y que cualquier extrapolación o juego que hagamos con ellos no dejarían de ser más que eso, simples juegos, presento aquí de modo esquemático cómo habría quedado el arco parlamentario si tuviéramos un sistema proporcional (fuente: EL PAÍS de hoy).

Como se puede ver en los gráficos, los más beneficiados de este sistema habrían sido IU y el partido de Rosa Díez. Además, tengo para mí que los resultados de estos dos partidos, sobre todo en el caso de IU, por tradición y recorrido histórico, habrían sido todavía mejores porque, en un hipotético sistema proporcional, quien depositara su voto a favor de IU, lo habría hecho a sabiendas de que esta fuerza política tendría, de hecho, mayor influencia en la política nacional. Quizá esta coalición se habría consolidado como tercera fuerza política en España, con verdadero peso, y no habría ido en caída libre como lo ha hecho en la última década. Todo reparto de escaños que se pueda hacer “a posteriori” está viciado de principio.

Los datos son estos:


PSOE: 169, se habría quedado en 160
PP:153, se habría quedado en 147
IU: 2, tendría 14
CiU: 11, tendría 11
PNV: 6, se habría quedado en 4
ERC: 3, tendría 4
UPD: 1, tendría 4
BNG: 2, tendría 3
CC: 2, tendría 2
Na-Bai: 1, se quedaría en cero.

07 marzo 2008

Elecciones: preguntas demagógicas

La propuesta estrella en materia fiscal del Partido Popular en estas elecciones ha sido la rebaja del tipo máximo del IRPF pasando del 43 al 40%. Mi pregunta, que algunos calificarán como demagógica, y otros como inútil (porque el PP no va a ganar el domingo) es la siguiente:

¿En qué medida esta rebaja beneficiará a los 2 millones de parados, 7 millones de pensionistas, y 10 millones de “mileuristas”... En total 19 millones de españoles con derecho al voto el 9-M? O, de otro modo, quién se va beneficiar más por esta medida, los 19 millones aludidos o el propio señor Pizarro, responsable económico de la derecha en España?

Ya puestos, se me ocurre otra (igualmente demagógica):

Vale que suben los precios del pollo, de la leche, las patatas, los huevos, los cereales, etcétera. Pero si nos hemos dedicado durante años a desregular estos mercados, y a negar la intervención estatal en la economía… ¿qué medidas propone Rajoy para abaratar los precios? ¿Más desregulación?

Lo reconozco, soy un demagogo incorregible.

05 marzo 2008

Victoria pírrica del Barcelona ante el Celtic

En la edición de hoy de Periodista Digital han publicado una reseña sobre el partido de Champions League entre el Barça y el Celtic de Glasgow. Los azulgrana han superado la eliminatoria, así que entrarán en el sorteo de cuartos de final.

Me llamó mucho la atención el titular de esta noticia: Victoria pírrica del Barcelona ante el Celtic, así que decidí dejar un comentario en esa web. Esto es lo que vino después:


Comentario por Juan Carlos Paredes 05.03.08 09:21
Quisiera felicitarles por el título de la información: VICTORIA PIRRICA. La victoria es pírrica pero no por el corto resultado -como erróneamente se suele decir- sino por la cantidad de recursos empleados en su consecución, teniendo presente, además, que la eliminatoria estaba prácticamente resuelta. Creo que la lesión de Messi es lo que convierte esta victoria azulgrana en pírrica.Atentamente.

Comentario por MADRIDISTA 05.03.08 09:48
Barça??? Celtic??? lo siento no interesa....

Comentario por MADRIDISTA 05.03.08 09:47
Barça??? Celtic??? lo siento no interesa....

Comentario por El Rey Pirro. 05.03.08 12:51
Un poquito de por favor, por favor. Victoria pírrica es la que cuando se produce no sirve para nada (léase el Sevilla, que ganó y está eliminado). La del BarÇa no lo es. ¡Qué país, qué paisaje y qué paisanaje!

Comentario por Juan Carlos Paredes 05.03.08 14:08
Victorias pírricas: "victoria obtenida con grandes esfuerzos y mínimas ganancias". Aconsejaría a nuestro amigo El Rey Pirro que revisara la edición de La aventura de la Historia, número 1, página 102, para averiguar el sentido exacto de la expresión "victoria pírrica". De este modo se ahorraría las lecturas de Floro, Plutarco o Dionisio de Halicarnaso... claro que, siempre le quedará a nuestro amigo el recurso de Wikipedia, de donde imagino extrae sus opiniones.Se atribuye a Pirro lo siguiente: "Sí. Con una sola vez más que venzamos a los romanos, estaremos acabados sin remedio". Esto debido a que el beneficio que obtuvo fue al final escaso, desproporcionado al costo invertido... En fin, para qué seguir, olvidaba que me he metido en la Sección de fútbol. Atentamente.

Comentario por Juan Carlos Paredes 05.03.08 14:21
Perdón, he visitado wikipedia, aunque esto nunca lo reconocería ante un juez, y me he encontrado lo siguiente: "Lingüísticamente, las Guerras Pírricas son el origen de la expresión "victoria pírrica", un término para una victoria ganada con mucho esfuerzo y sacrificio." En ningún sitio aparece la expresión "victora que no sirve para nada".Por todo lo dicho, si nuestro amigo no ha visitado wikipedia, ni ha leído a los clásicos, ni nada, solo nos queda pensar que el pobre es presa del saber popular. ¡Ya advertía yo sobre el error de retirar el Tomate de la programación televisiva...! ¿Y ahora en qué se van a entretener las gentes sencillas?

28 febrero 2008

La influencia de la Iglesia Católica en España

El presente artículo tratará de desmontar dos opiniones bastante extendidas, en general, en la derecha política española: 1) que el mantenimiento de la Iglesia Católica es interesante para la eutaxia española, y 2) que tras su caída ascenderían otras supercherías aún más nefandas.

Para responder a estas dos cuestiones deberíamos plantearnos cuál es realmente la influencia de la Iglesia Católica en la sociedad española. Una vez determinada esta, podremos decidir si esa influencia es tan positiva o, incluso, si resulta prescindible.

Es innegable que el peso de la Iglesia en España, al contrario de lo que sucedió en el resto de Europa, supuso en su momento un freno decisivo, salvo alguna rara excepción, para el auge de la superchería y la superstición. En la actualidad, dado el descenso en las vocaciones sacerdotales, el descenso en el número de católicos practicantes, etcétera, es probable que la propia Iglesia vea con buenos ojos un auge de la “espiritualidad” aunque sea materializado en la superstición y la superchería a fin de mantener un “terreno abonado” sobre el que poder sembrar después, y recuperar esas ovejas descarriadas.

En cuanto a la influencia de la Iglesia en España, podemos advertir tres líneas: 1) una influencia gravitatoria, 2) una influencia instrumental y, 3) una influencia intercalar. No podemos desarrollar aquí cada una de estas líneas de influencia –para ello nada mejor que acudir a la fuente: La influencia de la religión en la sociedad española, varios autores, Libertarias/Prodhufi, 1994-, pero sí podemos dar alguna nota que nos ayude a comprender esta división. Mejor con ejemplos:

En el caso de la “influencia gravitatoria” la masa institucional religiosa ocupa por si misma una parte del espacio total, bloqueando otros contenidos alternativos susceptibles también de ocuparlo. A la simple realidad de la Catedral corresponde una influencia gravitatoria que podría medirse por la resistencia que opone a la presión urbanística que se hará sentir, suponemos, en el casco antiguo en la forma de proyectos de derribo de edificios antiguos, incluidos los templos a fin de sustituirlos por nuevas iniciativas laicas (jardines, pabellones universitarios, edificios residenciales o almacenes comerciales).

Alguna vez se ha comentado que una de las redes más eficaces para el control de la población de las que disponía la Iglesia Católica en España fue la red de confesionarios distribuida por todo el país (una red que ejercía la función de una red de consultorios psicológicos o psiquiátricos de utilidad indiscutible).

Influencia instrumental. Las instituciones o ceremonias religiosas influyen en calidad de instrumentos de funciones genéricas que, al menos en principio, podrían ser desempeñadas por instituciones no religiosas. Un hospital o un centro de enseñanza sostenidos por una Iglesia son hoy las formas más ordinarias de influencia instrumental en la sociedad por las instituciones religiosas.

La Iglesia Católica ha mantenido un control mayoritario sobre los “ritos de paso” en España (nacimiento/bautismo, edad de la razón/primera comunión, matrimonio, fallecimiento), así como bautizando o bendiciendo instituciones o ceremonias inicialmente laicas (en algún tiempo era frecuente la ceremonia de bendecir una cafetería).

Por último, observamos una influencia intercalar: se funda en la intercalación de los procesos sociales y económicos de las instituciones religiosas. El pleito civil, reivindicativo de propiedades inmobiliarias, promovido por una orden monástica frente a otra asociación religiosa de confesión diferente, pone en movimiento una parte de la maquinaria judicial del Estado y proporciona trabajo a abogados, fiscales y jueces.

También sería intercalar tanto la vocación ecuménica de la Iglesia Católica que ha inspirado una y otra vez políticas independentistas de diversas regiones dadas dentro de algunos Estados, como el fomento de las lenguas regionales capaces de mantener a distancia a los feligreses de la lengua del Estado poco amigo.

En resolución, no podemos negar que España ha recibido, desde los tiempos de su constitución como Imperio, hasta el imperio de la Constitución del 78, una gran influencia. Lo que hemos tratado de demostrar, acaso groseramente, solo con ejemplos, es que esta influencia es prescindible en la actualidad ya que se reduce a meras pautas psicologistas o conductuales, para las cuales ya disponemos de un ejército de psicólogos y psiquiatras; a labores genéricas de índole muy variada, para las que tenemos un cuerpo de maestros o de médicos de alto nivel; o para especular en Gescartera o con bienes inmuebles, para los que ya se bastan los Albertos o el sector público y privado.

25 febrero 2008

Castro y Sarkozy

[Publicado en Disemdi, el 26/02/08]

Tengo ante mí el ejemplar de un periódico –da igual, el que sea-, de hoy mismo, lunes, 25 de febrero de 2008. En las páginas de Actualidad –en otros casos será en Internacional- aparecen dos noticias resaltadas con igual alarde tipográfico (quiero decir: con la misma importancia para el equipo de redacción).

La primera noticia dice: Raúl Castro sucede a Fidel y seguirá con la revolución. La segunda dice: Nicolas Sarkozy, a un agricultor: «Lárgate, pobre gilipollas».

La repercusión de ambos hechos han sido los que han sido, pero me pregunto cuál hubiera sido la reacción de los medios, y de los pueblos, en caso de haberse producido exactamente al revés; esto es, si Fulanito de tal hubiera sucedido en el gobierno de Francia a Sarkozy y, en la otra noticia, Fidel Castro le hubiera dicho a un agricultor: «Lárgate, pobre gilipollas».

Seguramente estaríamos hablando de un ejemplo más de la dictadura que padece el pueblo cubano.

13 febrero 2008

Anulación del Concordato

[Publicado en Disemdi, el 19/02/2008]
Por más que lo pienso no logro tomar una posición referente a quién beneficia toda esta agria disputa Iglesia-PSOE previa a las elecciones del 9-M. Por lo que cuentan por ahí ganan todos con esta polémica, aunque yo no lo tengo tan claro porque siempre pensé que esto de las elecciones era un juego de suma cero, en donde unos ganan y otros pierden...

Si recopiláramos las declaraciones de los obispos aparecidas en la prensa en los últimos tiempos descubriríamos que la Conferencia episcopal española posee un verdadero programa político digno de presentar en unas elecciones generales. Además, la Iglesia ha adoptado en España el papel de auténtica oposición política porque, a cada norma aprobada en el Parlamento, ellos han realizado su oportuna crítica amparándose en categorías políticas, económicas, sociológicas (así, advierten sobre riesgos en el sistema de seguridad social, la familia como institución, desintegración de la nación, etcétera).

Este recurso a la crítica constante frente al Gobierno de la nación no debería parecer extraño a los ciudadanos ya que, desde San Agustín, la Iglesia se ha constituido como un reducto de libertad frente a las imposiciones del Estado. Por otro lado, como ha dicho el profesor Gustavo Bueno, la Iglesia dirige su discurso a los fieles, pero no hay que olvidar que estos mismos fieles son luego los que van a votar en las elecciones del 9-M. En este sentido, nada que objetar.

Ahora bien, “rebus sic stantibus”, estando así las cosas, se me ocurre sugerir que se anule de una vez el Concordato entre España y la Santa Sede de 1953, así como los acuerdos de 1976 y 1979. En su lugar, que la Conferencia episcopal española concurra a las elecciones, y se le aplique la Ley de financiación de partidos políticos. Como actualmente no poseen ningún escaño en el Parlamento, pues cero euros de financiación. A ver qué pasa.

Para terminar, me permito sugerir a la Conferencia episcopal, de cara a unas hipotéticas elecciones, que deberían aclarar en su programa electoral esa vieja polémica que nos tiene a todos atónitos y suspensos sobre si el infierno existe y es eterno.

Parece ser que el pastor alemán que gobierna en la actualidad la Iglesia católica ha dicho recientemente en una misa en Roma que en el mundo moderno mucha gente, incluidos algunos creyentes, se han olvidado que “si no admiten la culpa y la promesa de no volver a pecar, se arriesgan a una condena eterna, el Infierno."

Yo veo aquí un problema de proporcionalidad. Si la condena es eterna, esto es, superior a la cadena perpetua recogida en tantos códigos penales, pongamos: en la práctica podría llegar a los 50-60 años, o más aún dependiendo de lo que dure el preso, entonces el delito que Benedicto imputaría al reo debería ser algo sumamente abominable. Realmente no puedo imaginar las barbaridades que se le pueden pasar por la cabeza a este señor Ratzinger que le empujan a amenazar a la gente –“incluidos algunos creyentes”- con tamaña pena. Quién sabe. De ganar el Partido Popular estas elecciones igual descubriríamos en él un notable Ministro del Interior.

06 febrero 2008

¡Que no se entere la servidumbre!

[Publicado en DISEMDI, Sección Cultura, Juan Carlos Paredes, 5/02/08]
Siempre me ha parecido muy efectiva una cita aportada por el profesor Gustavo Bueno en relación con las reacciones que, en una sociedad como la europea del siglo XIX, pudieron tener algunos grupos frente a las novedosas teorías sobre la evolución de las especies (Darwin, Wallace, Huxley…).

Esta cita, recogida también por Pfeiffer, se refiere a aquellas damas de la Inglaterra victoriana que, tras escuchar una docta exposición sobre las nuevas doctrinas, exclamaban: “será verdad que descendemos del mono, pero, por lo menos, que no se entere la servidumbre”.

Esta anécdota la ha empleado Bueno en multitud de artículos y conferencias, especialmente para ilustrar el engaño y la falta de rigurosidad histórica de las posiciones del llamado nacionalismo fraccionario (gallego, vasco, catalán, y ahora también andaluz, etcétera). Así, dice Bueno al referirse a las lenguas: “se critica que el español fue la lengua del imperio, pero por eso se enriqueció como lengua. Parece como si se quisiera ocultar que hubo un imperio español…”, o, al menos, pensarán los nacionalistas, que no se entere la servidumbre.

Recientemente he podido leer en el último ensayo del antropólogo David Lewis-Williams, La mente en la Caverna, Akal, 2005, otra cita similar que no me resisto a incluir aquí por su interés, como dato histórico, al margen de que, como en el caso anterior, esta cita dé bastante juego a la hora de establecer distintas analogías en el presente:

“El conflicto público más famoso tuvo lugar en 1860 en una reunión en Oxford de la British Assotiation. De nuevo, Darwin no estaba presente. Había una gran expectación, ya que era del dominio público que la Iglesia, personificada en el obispo Samuel Wilbeforce, se disponía, como el propio obispo decía, a «aplastar a Darwin». El acontecimiento sobrepasó hasta las expectativas de los bulliciosos estudiantes. En uno de los disparates más infames de la ciencia, Wilbeforce preguntó a Thomas Henry Huxley si descendía de un mono a través de su abuela o de su abuelo.

(…) Cuando le fue planteada esa absurdamente chistosa pregunta, se le oyó murmurar, «el Señor lo ha puesto en mis manos». Cuando se levantó para responder al obispo, Huxley dijo que prefería descender de un mono a hacerlo de un obispo que prostituía los dones de la cultura y la elocuencia al servicio de la falsedad.”

25 enero 2008

Crisis ¿Qué crisis?

[Publicado en DISEMDI, Sección Actualidad, Juan Carlos Paredes, 24/01/08]

Una vez metidos de hoz –y de coz- en plena campaña electoral en España tendremos oportunidad durante las próximas semanas de comprobar los verdaderos intereses y el nivel de la llamada “clase política”. Parafraseando a Cicerón: no hay necedad que no haya sido dicha antes por un político. En este caso, tanto los hunos (con hache) como los otros, tanto los tirios como los troyanos se empeñarán en convencernos de que nuestra economía se halla en profunda crisis… o de todo lo contrario, de que en realidad nos encontramos en el mejor de los mundos posibles y que una tasa de crecimiento del 3’7 no puede significar otra cosa que gozamos de una salud envidiable. Lo malo es que sabemos que cada parte defendería las tesis contrarias si se vieran con los papeles cambiados: los socialistas en la oposición y los populares en el gobierno. De hecho, de esto ya tenemos experiencia.

Mi opinión es que sí nos encontramos en situación de crisis. Crisis para la cual, lamentablemente, ninguno de los dos partidos mayoritarios en España tienen solución. Y ello por dos razones fundamentales: 1) ambos han contribuido a generar esa crisis, y, por tanto 2) nunca reconocerán tal crisis como realmente existente.

¿Qué crisis? El diagnóstico lo ha señalado recientemente de manera magistral el profesor Vicenç Navarro: El gasto público social por habitante de España es casi la mitad del promedio de la UE-15. Tal austeridad de gasto público social aparece claramente en las deficiencias de los servicios públicos, causa de las frustraciones existentes tanto entre los usuarios como entre los profesionales y trabajadores de tales servicios. Ejemplos hay múltiples. En la sanidad pública española (cuyo gasto público por habitante es solo el 66% del promedio de la UE-15, siendo de los más bajos de tal comunidad), hemos visto huelgas de médicos de la atención primaria exigiendo tener al menos diez minutos de tiempo de visita como promedio (hoy el promedio en España es de seis minutos). EL PAIS, 01/10/07.

Esta situación continuará, o se agravará, con independencia de que nuestra economía crezca al 4 ó al 1%. Mientras no haya voluntad política de atajar esta crisis las dos fuerzas políticas con posibilidad de formar gobierno intentarán convencernos de que ese 3’7 es bueno o malo según quien ocupe el poder. ¡País!

22 enero 2008

Sobre el aprendizaje del idioma inglés.

He encontrado el siguiente comentario en un blog -cuyo autor no nombraré, al menos de momento, para no condicionar la lectura- que contiene suficientes elementos para iniciar un intersante debate sobre el tema tratado [¿alguien se anima?]:


(...)Es interesante lo del inglés. Desde hace muchos años nos están metiendo el inglés hasta en la sopa, millones de españoles gastan considerables cantidades de dinero y de tiempo en unos estudios que en la gran mayoría de los casos solo les permitirán chapurrear el idioma. Y del que van a sacar poquísimas ventajas, entenderse en los hoteles cuando viajan y poco más. Aunque con creciente frecuencia pueden entenderse también en español, debido a la mera influencia del número creciente de viajeros de nuestro idioma.
Pero el asunto tiene otra faceta de mayor enjundia: el proceso acelerado de aculturación, de pérdida de la propia cultura, que sufre España. La gran mayoría no aprenderá más inglés que el suficiente para adulterar y estropear su propia lengua, y la minoría que realmente lo aprende está desplazando al español, en nuestro propio país, de los niveles altos de la cultura, la economía, etc. En esos niveles la cultura española va borrándose o se convierte, cada vez más, en un sucedáneo de baja calidad de la cultura anglosajona. A grandes masas de españoles su propia cultura le resulta cada vez más extraña, cuando no despreciable, mientras absorbe en grandes dosis la useña e inglesa, junto con la telebasura, que tanto está desmoralizando a nuestra sociedad.(...)

Site Meter